648Vistas |  Me gusta

Motivos por los que el surf es tan adictivo

Navegando por la web encontramos esta nota que nos parecio muy descriptiva sobre como nos influencia el surfing en nuestras vidas. Todos los que prcticamos seguramente nos sentiremos identificados con los conceptos que siguen.

Muy pocas cosas (¡legales!) son tan adictivas en este mundo como el surf. La búsqueda de olas perfectas nunca termina, pero el viaje en sí es increíblemente satisfactorio y con cada paso que te acerque a tu meta, te sentirás como flotando en una nube.

Surfing es vida. Foto: Rommel Gonzales / ISA

¿Está tu tabla de surf siempre apoyada contra la pared al lado de la puerta, esperando a ser llevada a la playa? ¿Organizas toda la semana alrededor de esas horas en el mar haciendo lo que más te gusta? ¿Estás contento cuando sopla offshore y te sientes irritado cuando las condiciones del viento no son del todo adecuadas? Bueno, amigo mío, me temo que ya puedes ser adicto al surf.

Solo piénsalo: hay una gran diferencia entre querer y necesitar hacer algo. Tienes la opción de dejar de surfear ya que nadie te obliga a hacerlo; simplemente sientes que no puedes vivir sin él, así que no puedes parar. ¡Quieres más!

¿Alguna vez te has preguntado qué es exactamente lo que hace que el surf sea tan adictivo? ¡Estamos aquí para explicártelo!

Señales de que eres un adicto al surfing

Disfrutando unos buenos tubos. Foto Rommel Gonzales / ISA

Al recibir la invitación a la boda de un amigo inmediatamente piensas «¡Maldición, preferiría estar surfeando!»

Terminas descuidando a tus amigos y familiares por el surf. Prefieres un buen baño en lugar de ir a tomar algo por la noche.

Sientes que te estás volviendo loco si no has surfeado durante más de 48 horas. Los medios a menudo etiquetan a los deportistas de deportes extremos como «adictos a la adrenalina», lo que significa que son adictos a sus deportes. ¡Y tienen razón! La investigación sugiere que incluso muestran síntomas de abstinencia…

Momentos únicos, e inolvidables. Foto: Parkin / ISA

Tu ejercicio favorito es el surf. Las actividades de entrenamiento cruzado ya no son divertidas y la idea de hacer algunos ejercicios en interior te deprime.

Te dices a ti mismo que solo saldrás por una sesión corta, dos horas como máximo, pero terminas saliendo de la playa cuando ya es completamente de noche.

Todo tu tiempo libre lo pasas surfeando. Cuando las condiciones son malas parece que la Madre Naturaleza está en tu contra y terminas verificando compulsivamente el pronóstico del tiempo y las tablas de mareas.

Se trata de química

Independientemente de tu nivel, ya sea que te guste el surf de olas grandes o que sigas en las espumas, no puedes negar que el surf te da bastante adrenalina. Pero no es necesariamente el peligro lo que engancha, hay un montón factores que contribuyen a la belleza natural: el entorno, la anticipación, la recompensa, todo resulta en una oleada de sustancias químicas que te hacen sentir bien: endorfinas, dopamina y serotonina.

Total contacto con la madre naturaleza. Foto Parkin / ISA

Las endorfinas son neuroquímicos responsables de los sentimientos y las emociones que provocan una respuesta de euforia al hacer ejercicio, comer, tener relaciones sexuales o al recibir una recompensa inesperada, como levantarte por primera vez en la tabla de surf. Te ayudan a mantenerte concentrado, a sentir menos dolor (lo que definitivamente es algo bueno si acabas de perder la confianza) y te ponen de mejor humor. Las endorfinas tienen un efecto muy similar a los medicamentos recetados contra la ansiedad y los analgésicos, pero ofrecen los mismos beneficios sin riesgos, ya que no hay efectos secundarios ni síntomas de sobredosis.

Incluso más potente que las endorfinas es la dopamina que, a menudo, se asocia con la adicción. Este neurotransmisor hace que el cerebro experimente alegría y felicidad mediante el control de sus centros de recompensa y placer. Nos hace disfrutar del momento, pero también nos hace querer más.

Toda la energía del océano en una ola. Foto: Rommel Gonzales / ISA

La recompensa

La espera durante la semana a las condiciones ideales hace que, literalmente, saltes del coche y corras hacia el mar tan pronto aparques. Conducir a la playa a menudo se convierte en una eternidad. Solo la espera liberará dopamina ya que el cerebro sabe que hay algún tipo de recompensa.

Ciertas experiencias activan el sistema de recompensas de nuestro cerebro, haciendo que sea tan fácil engancharse a ellas.

Cada vez que hacemos algo bien, la dopamina se libera en nuestros cerebros haciéndonos sentir felices. Esto también sucede cuando surfeamos. Un surfista principiante que consiga levantarse en la tabla por primera vez recibirá una inyección de dopamina porque él, o ella, pensaron que no podrían hacerlo. Es un éxito inesperado recompensado por el cerebro en consecuencia. Esto hará que el surfista principiante quiera volver a intentarlo, avanzando hacia olas más altas y más rápidas. Así es como aprendemos a surfear.

Vida sana y natural. Foto Parkin / ISA

El surf satisface nuestras necesidades humanas básicas

Según el motivador, autor, empresario y coach de vida Anthony Robbins, todo comportamiento humano está impulsado por seis necesidades básicas: certeza, importancia, variedad, amor, crecimiento y contribución. Cuando encontramos una actividad que cumple con al menos tres de estas necesidades, tienes muchas papeletas de que te cree adicción. Y cuando se trata de surfear todas estas necesidades se pueden cumplir:

Momentos en conexión con el mar. Foto: Rommel Gonzales / ISA

Certeza

La certeza, o la comodidad, proviene del hecho de que tienes el control de tu tabla de surf. Eres consciente de tu nivel y límites y eres responsable de tus propias decisiones: cuándo tomar la próxima ola y cuándo dejarla pasar. Sabes cómo evitar el dolor y puedes elegir estar cómodo.

Variedad

Paradójicamente, la certeza y la incertidumbre vienen como un paquete y necesitas encontrar un equilibrio entre los dos. La variedad, o la incertidumbre, es fácil de conseguir en cualquier momento cuando se trata de surfear. Siempre hay nuevos desafíos, sorpresas y novedades, ya que no hay dos olas iguales. Cada ola se siente diferente y tiene su propia historia.

Significado

Todos los humanos sienten la necesidad de tener un significado. Tomar olas sin duda te dará un propósito; Te sentirás orgulloso de ti mismo!

Amor

El amor y la conexión es algo que todos anhelamos. Con el surf, no solo te conectarás con otras personas de ideas afines que comparten tu pasión (y adicción), sino también con el mar y la Madre Naturaleza. Te conviertes en uno con tu tabla de surf y con los elementos.

Relax y conexión con uno mismo.

Crecimiento

En un entorno en constante cambio como el mar, nunca se sabe lo que puede suceder. Un éxito inesperado se traduce en la liberación de grandes cantidades de dopamina y no solo experimentarás un placer intenso, sino que también desearás más. Los surfistas siempre buscan mejorar, tanto su surf como ellos mismos.

Contribución

La vida no es sólo sobre ti. Hay un propósito mayor y un significado más profundo ahí afuera. El surf te permite hacer una contribución al mundo, ya sea uniéndote a una ONG para ayudar a proteger los océanos, ofreciéndote como voluntario para eventos de recaudación de fondos o simplemente enseñando a alguien que acaba de empezar a practicar. Jugarás un papel en algo que es más grande que tú.

El surf es una forma de meditación

Gerry Lopes uno de los mas grandes surfistas de la historia, mantiene una filosofía de vida que incluye meditación, un groso.

Si alguna vez has intentado meditar pero te resulta difícil controlar tus pensamientos y evitar que tu mente se disperse, no tendrás excusa para empezar a surfear. Necesitas tener una mente clara para poder mantener el equilibrio en la tabla y volver a la playa de una sola pieza. No hay espacio para preocuparse por la estabilidad financiera, los niños, el trabajo, tu vida amorosa, etc.

Entonces, si sientes que el peso del mundo descansa sobre tus hombros, ¡practica surf! Solo asegúrate de dejar todas tus preocupaciones atrás. Cuando eres capaz de dejar tu equipaje emocional en la orilla, estás soltando las cadenas. Entras en un estado meditativo. Tienes el flow. El tiempo se detiene. Te sientes vivo.

Surfear puede ser justo lo que necesitas para encontrar tu paz y un sentido de pertenencia. Piénselo de esta manera: cuando estás dentro de un tubo tienes que estar completamente presente en ese momento: si vas demasiado lento se cerrará sobre ti y si vas demasiado rápido todo habrá terminado demasiado pronto. Esa masa de agua viajó cientos o miles de kilómetros para llegar y producir una ola única. Su energía se pasa a ti. Se trata de ese único momento. No hay pasado, no hay futuro. Sólo aquí y ahora.

El surf te ayuda en tu vida diaria

La emoción que viene con la superación de tus miedos y la euforia asociada a tomar esa ola rápida y pesada que nunca pensaste que podrías llegar a surfear también están vinculadas a la liberación de dopamina ya que el neurotransmisor juega un papel clave en la recompensa y en los sistemas motivacionales del cerebro. A cambio, ganas confianza y estás preparado para mayores desafíos.

A largo plazo, ser capaz de hacer algo que creías imposible te conducirá a un mayor desarrollo personal. Te ayuda a darte cuenta de lo que es verdaderamente importante en la vida.

Algunas adicciones son buenas y el surf es, sin duda, una de ellas.

Fuente https://www.artsurfcamp.com/